Introducción

Café Barbera lleva tostando y vendiendo café desde 1870.

De esta tradición, que perdura desde hace más de un siglo, se desprende un intenso compromiso y pasión, que se han traducido en un producto exclusivo que busca satisfacer las necesidades de sus clientes, filosofía fundamental de esta empresa de Messina.

Una selección de los mejores granos de café, una cuidada atención a la calidad y una constante investigación e innovación han hecho de Café Barbera uno de los tostadores de café más antiguos de Italia y sinónimo de excelencia.

Misión

Propagar el aroma del auténtico café exprés italiano para llevarlo a los paladares de los más exigentes, siguiendo fielmente los antiguos principios tradicionales, respetando la calidad y las normas de sostenibilidad.

Una selección meticulosa de las materias primas, una búsqueda incansable de la calidad y la satisfacción de los clientes componen el credo por el que siempre se ha regido Café Barbera, con productos de primera categoría, en su empeño por hacer un café que complazca a sus clientes, desde 1870, ya durante casi un siglo y medio.

La empresa se esfuerza por garantizar la calidad y difundir la tradición típicamente italiana del café exprés, tanto en cafeterías como en el propio hogar.

Investigación y desarrollo

La investigación es uno de los puntos fuertes de Café Barbera, siempre en busca de innovación y de una calidad insuperable.

Las actividades de investigación y desarrollo se llevan a cabo en los laboratorios propios de la empresa por personal especializado que comprueba de forma sistemática los parámetros correspondientes a las propiedades físicas, químicas y microbiológicas de cada producto, así como su envasado, aspecto esencial para un almacenamiento y conservación correctos.

Calidad y certificados

Con el fin de garantizar la calidad y fiabilidad de sus productos, Café Barbera ha adoptado un estricto sistema de control en su cadena de producción, desde la adquisición de las materias primas hasta el envasado, pasando por el tueste.

Gracias a este compromiso para con la excelencia, la empresa ha logrado obtener importantes certificaciones, tanto en materia de seguridad (ISO 22000:2005) como de calidad (ISO 9001:2008) alimentaria, en todas las fases de producción: importación, procesado, tostado, envasado y comercialización.

Además, Café Barbera también es miembro de la asociación CSC (cafés especiales certificados, en sus siglas inglesas) que, mediante una etiqueta especial con número de serie y elementos de seguridad que impiden su falsificación, garantiza la calidad de las mezclas de café certificado, las cuales se someten a diversas comprobaciones desde las plantaciones hasta el producto final.

Barbera y el medioambiente

Café Barbera pone especial cuidado en la preservación del medioambiente en todas las actividades que realiza, para lo cual invierte e incorpora recursos humanos y tecnológicos que reducen no solo el impacto medioambiental sino también la generación de residuos empleando fuentes de energía renovables y procesos encaminados a conseguir mejoras tangibles año tras año.

En este sentido, la empresa ha aplicado un Sistema de gestión medioambiental (SGM), conforme a la norma ISO 14001:2004 para la protección del medioambiente. En línea con su filosofía empresarial, Café Barbera ha construido una innovadora planta fotovoltaica en sus instalaciones para beneficiarse de energías limpias renovables y así garantizar la protección del medioambiente y de la sociedad.

Barbera en la sociedad

Café Barbera nunca ha cesado de respetar esos principios éticos y de responsabilidad social, esenciales para el éxito de toda empresa centrada en la mejora de la calidad de vida, las condiciones laborales y la protección del medioambiente, que aspira a hacer realidad una sociedad unida con igualdad de oportunidades para todos.

Por lo que respecta a la adquisición de las materias primas, nuestra empresa cumple estrictamente las directrices del comercio justo, sin perjudicar en modo alguno los intereses de los propietarios cafetaleros y garantizando la no explotación de los trabajadores en esas plantaciones.

Además, Café Barbera fomenta proyectos de formación profesional en colaboración con el Comité Italiano para la Reintegración Social y el Ministerio de Educación italiano, con el objetivo de ayudar a las personas pobres, discapacitadas o en riesgo de exclusión a encontrar un trabajo. Gracias al compromiso que Café Barbera mantiene desde hace años, se ha creado una biblioteca en Guatemala y se ha construido una institución benéfica para familias sin techo en El Salvador.